Taller de Morfopsicología

 

SÁBADO 13 de Mayo de 10 a 14h.

La Morfopsicología es la parte de la psicología que analiza la personalidad y el carácter de la persona a partir de la observación del rostro.

El rostro se divide en tres zonas principales: la frente y los ojos o zona cerebral (intelectual) del PENSAR, la zona media con la nariz o zona emocional del SENTIR y la zona baja con la boca y el mentón o zona instintiva del HACER. El hecho de tener una zona más extensa que las otras dos zonas, ya indica una predominancia temperamental aunque valorar un solo rasgo no es suficiente.

El análisis completo consiste en observar la persona de cara, inclinada a ¾ y de perfil para ver la proyección de la cara al exterior, el contorno del rostro, el modelado (si hay surcos faciales o no) y el tamaño de los receptores o sentidos (ojos, nariz y boca) además de su disposición. Puede también haber expansiones dobles: cerebro-emocional, instintivo-cerebral, etc.

 

La Morfopsicología se basa en cuatro leyes fundamentales:

  1. La ley de la Dilatación-Retracción. Las personas de rostro dilatado son más abiertas, comunicativas y amables, disfrutan del contacto social con los demás. Las personas retraídas son más reservadas y, por tanto, menos sociales.
  2. La Tonicidad. Tono vital y atonía
  3. Equilibrio y armonía. Los dos lados del rostro
  4. Movimiento y evolución. Retracción frontal

 

La Morfopsicología ayuda a comprender a los demás y a no juzgar para facilitar las relaciones interpersonales a primera vista. A nivel social, en los colegios, para los profesores, en las parejas, en las relaciones y en las empresas, la Morfopsicología puede incorporarse a los departamentos de recursos humanos, de ventas y en las relaciones internacionales.